Fernando Cuenca llego en la temporada 2017 / 2018, y con solamente 24 años ya ha alcanzado la bonita cifra de 100 partidos con los colores blanquiazules.
Dentro del campo su driblin, su desborde, sus habilidades con él balón, su visión de juego, su gran calidad técnica, su sacrificio y su compromiso con este club, le definen como lo gran jugador que es. Todo esto es muy importante para ser un gran futbolista como es él, pero si le añadimos todas las virtudes y valores que tiene como persona dentro y fuera del campo, valores con los que ha crecido y ha sido educado, le hacen ser no solo un gran futbolista, sino un gran deportista, una gran persona y ser referencia y ejemplo para el presente y futuro del club.
El apellido Cuenca es historia viva en el Hogar Alcarreño, donde su padre, Carlos Cuenca, defendió sus colores en los años 80, y sobre todo porque fue capaz de visionar, aglutinar a un grupo de ex jugadores y amigos, para refundar a este gran club y presidirlo con gran éxito hasta su conversión en SAD.
No diga Cuenca, diga HOGAR ALCARREÑO, un apellido que lo dice todo en la historia de este club, y que seguirá dando muchas alegrías y buen juego durante muchos años.
Muchas felicidades Fernando por estos 100 partidos, y porque sean muchos más partidos.
AUPA HOGAR!!!